Del revés (Inside Out)

La tragedia de crecer

insideout

Para todos aquellos que vimos Toy Story (1995) siendo niños, la escena final de Toy Story 3 (2010), en la que Andy juega por última vez con Woody, Buzz y compañía, supuso la confirmación de que la isla de nuestra infancia había pasado inevitablemente a constituirse como un lejano y nostálgico recuerdo esencial de nuestra memoria a largo plazo.

Del mismo modo, esos niños que ahora asisten entusiasmados a Del revés, se convertirán, con el tiempo, en unos jóvenes capaces de reconocer en la odisea de Alegría y Tristeza por los recovecos de la mente de Riley su propio viaje a lo largo de la adolescencia hacia la edad adulta y, consecuentemente, lo que ello conlleva: un golpe de estado del resto de sentimientos a la odiosa, en ocasiones, dictadura de felicidad impuesta por Alegría. Y es que, si bien resulta totalmente cierto que, como afirma John Lasseter, no debemos infravalorar la inteligencia de los más pequeños, pues comprenden el mensaje de la película incluso mejor que sus padres (Fotogramas, nº 2061), el film también habla de algo cuya magnitud no podrán asumir hasta que no lo hayan experimentado en primera persona: la tragedia de crecer, de madurar a fuerza de los golpes que da la vida, reflejada en el catastrófico derrumbe del tren del pensamiento y en el terrible abandono de Big Bong en lo más profundo del subconsciente.

Pero, aparte de su “brillante premisa” (Fotogramas, nº 2061), resulta imposible no fascinarse por “la belleza de su ejecución” (Fotogramas, nº 2061), es decir, por la metafórica, divertida, inteligente, colorida y lograda forma de construir en imágenes los complicados mecanismos de la laberíntica, infinita y abstracta mente humana que rige el comportamiento de las personas (ojo a la explicación que se da al sarcasmo, al proceso de olvidar y a la encarnación de los miedos comunes en un payaso gigante). Pixar nunca defrauda.

Punto fuerte: El carácter propiamente humano de su mensaje y la posibilidad de comprenderlo en distintas proporciones hacen de Inside Out un film para toda la familia.

Punto débil: En ocasiones, ambos espacios —el de las emociones, por un lado, y el de Riley, por otro— parecen desligarse.

Puntuación: ★★★★★